Wednesday, February 27, 2008

Pequenias casualidades

En 1999 conoci a Nina, una Venezolana (estudiante de intercambio) en los Estados Unidos, nos hicimos muy buenas amigas... Ella siempre hablaba de "marino" su hermanastro y yo hablaba de Clau e Ita mis dos amores (mis hermanas). Nina y yo seguimos comunicandonos y bueno, llevamos 5 anios planeando el reencuentro.

En el 2005 a traves del Hospitality Club recibi un mensaje de Mikael "el Sueco" solicitandome hospitaliddad en mi casa por un par de dias. Luego de aceptar recibirlo, hubo un derrumbe en una zona rural del Ecuador y el decidio quedarse voluntariando con "Un techo para mi pais Ecuador" asi que finalmente no pude hospedarlo.

En el anio 2003 me inscribi en un seminario de cuentos y narraciones cortas en la universidad. Cuando nos asignaron la primera narracion decidi escribir una fantasia sobre dos personajes, uno de ellos estaba muy enfermo, al igual que mi amigo Pocho en la vida real. Una noche antes de la fecha limite para entregar el trabajo me sente a escribir pensando que el protagonista debia vivir, unos minutos mas tarde se fue la energia y pense que entonces terminaria al dia siguiente despues de mi clase de las 7:00 AM
Al otro dia me levante muy temprano y tome uno de los tantos buses que me llevaria a la universidad pero oh sorpresa, este bus nunca llego a mi U, cuando le pregunte al conductor me dijo que ellos ya no hacian esa ruta y me sugirio que me bajara de una vez y tomara otro bus... Porsupuesto me cogio la tarde y ya no pude entrar a la clase entonces decidi escribir el final del cuento en la biblioteca... Cuando termine mi cuento senti que no era la historia que queria contar, entonces tire las ultimas dos hojas que acabana de inventar y le di una muerte dulce y tranquila a mi protagonista. Dos horas despues me llamaron a mi celular para decirme que Pocho habia muerto hacia un par de horas... Nunca mas volvi a escribir cuentos y aunque suene muy tonto me tomo un buen rato convencerme de que Pocho no se murio por mi culpa.

Pero no todas las pequenias casualidades son tristes, otras traen nuevas experiencias y nuevos amgios. Por ejemplo hace un mes a traves del Couchsurfing Thomas y yo aceptamos recibir una pareja de Suecos (otro Mikael)... Llegaron para la cena y despues de contar algunas historias terminamos por descubrir que era el mismo Mikael que no pude hospedar en Colombia pero que termine por hospedar en Berlin.

Y finalmente hace dos fines de semana en la primera fiesta oficial de mi maestria, conoci una pareja de venezolanos: Alejandro y Cler. Cuando les hable de la unica venezolana que conocia descubrimos que el "Marino" del que mi amiga Nina siempre hablaba era el mismo Alejandro (Alejandro Marino) que yo acababa de conocer :-)

Nota al pie
1Malua casi se convierte en helado de chocolate en los Alpes mientras intentaba esquiar, pero no le fue tan mal, regreso sin una sola fractura ;-)
2Me van a tener que perdonar por la ausencia de tildes y por cualquier lapsus involuntario al escribir, la computadora esta podrida y no he podido configurar el teclado y el corrector ortografico en espaniol :-(
3Por que sera que los venezolanos tienen nombres tan feos???

13 comments:

Galo said...

Este post es de los que lo dejan a uno pensando. Qué susto lo de tu amigo Pocho. Las otras son historias muy curiosas. Saludos.

Malua said...

Don Galo, sea usted muy bienvenido! Me alegra que se haya quedado pensando, a mi tambien me gustan las cosas que me invitan a reflexionar.
Salu2 para usted tambien.

Mauricio Duque Arrubla said...

La vida está llena de "coincidencias" sorprendentes. Solo hay que abrir los ojos y hacer silencio para empezar a verlas.... qué buenas las tuyas.

Los venezolanos y venezolanas tienen nombres muy raros para nosotros (ellos dirán lo mismo, ¿no?)

El Cuajinais said...

Aaaahh, pero es que como no explica...

Oíste, muy bacano este otro blog. Me hace dar cuenta de que de verdad hace raaaaato no hablamos... en cuanto al último post: Sorprendente.

Un abrazo niña.

Bye :)

Malua said...

Gracias don Mauricio... Voy a tratar de hacer mas silencio la proxima vez. EN cuanto a los nombres, los mismos venezolanos dicen que alla uno se puede llamar de cualquier manera ;-)

Don Cuajinais, que alegria tenerlo por aca. Me alegra profundamente que le guste mi blog :-)
Un super abrazo para usted!

Sandel said...

Cuando mencionas a tu amigo Pocho me haces acordar de uno de tus posts que más me gusta por como expresas tu sensibilidad:
Los que te hacen bien y los que te hacen mal

Malua said...

Gracias senior Sandel! Yo ya lo estaba extraniando por estos lados... Espero que ya tenga mas tiempito libre para seguir alimentandonos de sus posts ;-)

KATHO said...

pufffff. que bonito.que bonito. que bonitas casualidades, una frace en la peli, LOS AMANTES DEL CIRCULO POLAR. reza, LA VIDA SE PUEDE CONTAR UNIENDO CASUALIDADES.
ABRAZO.

Paola said...

los venezolanos tienen nombres feos..solo tienes que ver las telenovelas. y en cuanto a lo otro...el mundo es un pañuelo definitivamente.

NITOXXX said...

que susto, escribir el destino de otros

Li_lips said...

Te extraño muchisiiiiiimo, quiero que me vengas a visitar, ojala esta vez con Tomas...
Medellin esta muy diferente, tienes que venir, por favor!!!! Te extraño mucho, hace mil años luz no hablamos...

Te quiero muchoooooo

Djorek said...

no maanchess..... increibles tus casualidades.... que mundo tan pequeño (me sorprendió el del personaje enfermo!! =O)

RECOMENZAR said...

me gusta tu blog te sigo